Deportes

El humilde club de Ezeiza que por una colecta de Maratea cambió su vida

“No lo podía creer”, contó el presidente.

No es una novedad que en la actualidad las redes sociales -bien utilizadas- pueden ser fundamentales para cumplir sueños y cambiar realidades. Y este es el caso del Fútbol Club Ezeiza, que pasó de no tener donde entrenarse a recibir millones de pesos y un terreno para armar su propio estadio de fútbol.

Este giro de 180 grados, reconocimiento en redes y movilización de recursos surgió gracias a una colecta que llevó adelante Santiago Maratea. La dura realidad del club bonaerense que sueña con jugar en la Primera D llevó a uno de sus miembros a contactarse con el influencer y éste se conmovió por la situación.

En su cuenta de Twitter, el ex conductor de «Generación Perdida» ya había adelantado el lunes que iba a «hacer una nueva colecta» y que esperaba el apoyo de sus seguidores más allá de que era una causa de la que «nunca había hablado».

Inmediatamente en Instagram se explayó sobre la realidad económica del club que compite en la Liga Metropolitana de San Vicente: “No tienen nada. No pueden jugar de local porque no tiene alambre en el terreno que les dio la Municipalidad, y por reglamento para poder poner cancha tenés que poner alambre. Entonces siempre juegan de visitante, tienen que pagar el bondi, no tienen un mango».

«Más allá de eso, reciben 200 pibes, que muchos están en la calle o no pueden estar en sus casas, vienen acá, entrenan y juegan. Hay muchos clubes que son de barrio que reciben a todos los pibes y que no tienen cómo sustentarse y muchos desaparecen después», concluyó.

En principio, la idea de Maratea era juntar dos millones de pesos para alquilar un predio por dos años e invertir en indumentaria, pero todo escaló rápidamente. La colecta superó los cuatro millones y medio de pesos y, como si faltase algo para coronar la mágica movilización, apareció la Municipalidad de Ezeiza y se sumó cediéndole unos terrenos para construir su propio estadio. Ahora, el dinero se utilizará para eso.

La emoción del presidente

Este es el sueño cumplido de un club que nació hace menos de un año y fue fundado por gente que ama el deporte. Santiago Galván, actual entrenador y presidente de la institución, cuenta en comunicación con Clarín que antes entrenaban en un espacio brindado por el Municipio «que no tenía nada, un predio donde hay un terreno grande con canchas armadas pero sin vestuario».

Sin embargo, decidieron mudarse hace dos semanas y comenzaron a practicar en «Rancho Taxco», un espacio ubicado en Tristán Suárez. El costo era imposible de solventar y la colecta, en principio, era para poder afrontar la renta durante dos temporadas de este espacio. «Un chico que juega en el club es tiktoker y tenía contacto con Santi Maratea. Él me escribió a mí y empezamos a ver qué podíamos hacer. Surgió la idea de juntar plata para alquilar el lugar donde estamos ahora», asegura Galván.

«Yo no lo podía creer», recalcó el presidente con un tono de voz que mezcla calma y esperanza. La colecta rápidamente superó las expectativas, los millones se acumularon y aparecieron soluciones impensadas. «Ahora gracias a Dios la Municipalidad se comunicó conmigo y me dijo que nos van a ceder unos terrenos para tener nuestro lugar propio. Para nosotros es un orgullo grandísimo poder brindarle a los chicos esto y darle todo lo mejor», dijo.

(Clarín)

Publicaciones relacionadas

Cerrar
Cerrar