Magnate ruso murió tras ingerir “veneno de sapo”

Fue para curar la resaca en la casa de un chamán.

Alexander Subottin, un magnate del petróleo ruso, murió el fin de semana durante un ritual para curar la resaca en la casa de un chamán llamado Magua Flores, en una localidad de las afueras de Moscú. Se trata de la última de una serie de muertes sospechosas en el sector energético ruso que comenzó la invasión rusa de Ucrania.

Subbotin, que fue un alto gerente de la compañía petrolera Lukoil, murió en la casa del chamán en Mytischi, después de consumir veneno de sapo, según el Moscow Times. El diario precisó que el multimillonario de 43 años conocía a la familia Magua desde hacía mucho tiempo y utilizaba sus servicios con regularidad.

El multimillonario supuestamente fue a la casa del chamán “en un estado de intoxicación alcohólica y de drogas severa el día anterior” a su muerte, dijo una fuente a la agencia estatal rusa TASS. Su cuerpo fue descubierto en una habitación del sótano que sería utilizada para “rituales vudú jamaiquinos”.

Según el Moscow Times, el ritual consistía en hacer un corte en la piel para administrar allí la sustancia venenosa. Después de vomitar, supuestamente el paciente debería sentirse mejor.

Pero al parecer Subottin sintió un fuerte dolor en el pecho después de usar esta sustancia. En lugar de llamar a una ambulancia, el chamán Magua -de su verdadero nombre Alexei Pindyurin- y su esposa intentaron tratar al magnate con un sedante, aunque finalmente murió horas después. Al día siguiente, llamaron a la policía.

La agencia estatal rusa TASS afirmó que Subbotin murió de un infarto y que se abrió una causa penal abierta para investigar esta muerte.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar