Texas: Detalles de la masacre en la que murieron 21 personas

“Disparó a todo lo que se interpuso en su camino”.

Al día siguiente del más reciente de una horrible serie de tiroteos en Estados Unidos, se conocieron más detalles de la masacre en la Escuela Primaria Robb, en Uvalde, Texas, perpetrada por un joven de 18 años de la zona y en la que murieron 21 personas -19 niños y dos profesores-, además del agresor, que fue abatido por la policía.

Salvador Ramos, el agresor, se atrincheró en un aula y “disparó a todo el que se interpuso en su camino”, siempre en ese mismo salón, informó hoy el teniente Christopher Olivarez, del Departamento de Seguridad Pública de Texas al programa Today de la cadena NBC.

La policía y otras personas que respondieron al ataque del martes rompieron las ventanas de la escuela para permitir que los estudiantes y maestros pudieran escapar, agregó.

Olivarez también le dijo a la cadena CNN que todas las víctimas estaban en el mismo aula de cuarto grado en la Escuela Primaria Robb. Allí fue también donde los agentes abatieron fatalmente al agresor.

Ramos llevaba un fusil de cañón largo, chaleco antibalas y abundante munición. “Eso demuestra la premeditación de esta persona nefasta al entrar en una escuela con total desprecio hacia la vida humana”, dijo Olivarez.

La masacre en la primaria de Uvalde, una localidad con alta población latina, fue el tiroteo con más muertos en una escuela estadounidense desde que un hombre armado mató a 20 niños y seis maestras en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown, Connecticut, en diciembre de 2012.

Después del ataque, las familias esperaron noticias sobre sus niños durante horas. En el centro cívico de la localidad, donde las familias esperaban información sobre sus seres queridos, los gritos y lamentos rompían el silencio una y otra vez. “¡No! ¡Por favor, no!”, gritó un hombre mientras abrazaba a otro.

“Hoy tengo roto el corazón”, afirmó el superintendente del distrito escolar, Hal Harrell. “Somos una comunidad pequeña, y vamos a necesitar de todas sus oraciones para superar esto”.

El ataque se produjo apenas 10 días después de una masacre racista en un supermercado de Buffalo, Nueva York, que se sumó a una larga serie de asesinatos masivos en los últimos años. Las perspectivas para cualquier reforma de las regulaciones federales sobre armas de fuego son tan poco probables como tras el tiroteo de Sandy Hook.

Pero el presidente, Joe Biden, pareció listo para la pelea al hacer un llamado a favor de nuevas restricciones a las armas de fuego durante un mensaje a la nación horas después del ataque. “Como país debemos preguntarnos: ¿cuándo en el nombre de Dios vamos a enfrentarnos al lobby de los fabricantes de armas? ¿Cuándo en el nombre de Dios vamos a hacer lo que se debe hacer?”, preguntó. “¿Por qué estamos dispuestos a vivir con esta carnicería?”.

No quedó claro de momento cuántas personas resultaron lesionadas en total, pero el jefe de policía del distrito escolar, Pete Arredondo, dijo que hubo “varios heridos”.

(La Nación)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar